¿Cómo ganar dinero hipotecando tu casa?

Cuando pensamos en un crédito hipotecario, generalmente los asociamos como un medio para la adquisición de una casa, un terreno o para ampliar o remodelar un inmueble.

Pero te tenemos una noticia: los créditos hipotecarios también pueden servir para tener el dinero para invertir en tu negocio o para pagar la educación de tus hijos.

El crédito hipotecario de liquidez permite a las personas que son dueñas de una propiedad que está libre de gravamen obtener el capital invertido en ella, para destinarlo a diversos fines.

Los créditos de este tipo permiten utilizar el patrimonio para invertir. Sin embargo, siempre hay que tener presente la importancia de adquirir el crédito adecuado, y al dejar como garantía una casa o departamento, también tener en cuenta el destino del crédito.

Contratarlo para invertirlo en un negocio, cuando éste requiere capital y es un buen momento para hacerlo, hará que la rentabilidad del negocio se incremente.

Usar un crédito hipotecario en algo que no agrega valor como pagar un coche o viajes sería arriesgar el patrimonio.

En abril de 2016, sólo el 2.8% del total de los créditos de liquidez otorgados por la banca pertenecían a cartera vencida.

De enero de 2015 hasta este mes, la cartera vencida no ha pasado de 3%, cifra más alta a la que llegó en noviembre de 2015, de acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

“En México el crédito hipotecario bancario es un crédito hipotecario que tiene un Índice de Morosidad muy bajo, es decir, las personas en México estamos acostumbradas a pagar puntualmente nuestros créditos y pagarlos completos y el crédito de liquidez en particular sigue cumpliendo con esa característica”, explica destaca Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil.

“Porque además cuando tú estás pidiendo el 50% del valor de tu casa, no vas a poner en riesgo tu casa, entonces esos créditos tienden a tener una mucho mejor tasa de cumplimiento”.

¿En qué invertir y en qué no?

 El préstamo otorga una cantidad considerable de efectivo, pero debes tener en cuenta que tu bien inmueble es el que funciona como garantía.

Los destinos óptimos para la inversión de ese capital son hacer crecer un negocio o invertir en un negocio que conozcas perfectamente, el pago de deudas más caras, la educación de los hijos o para cubrir gastos médicos mayores, señala Fernando Soto-Hay.

Por el otro lado, las inversiones que se consideras riesgosas y que podrían poner en peligro el patrimonio son: inversiones en negocios que no conoces o no sabes cómo funcionan, para tener un estilo de vida más holgado, para comprar barcos o salir de viaje.

¿Qué tener en cuenta al solicitar un crédito?

Las tasas de interés de los créditos hipotecarios de liquidez son ligeramente más altas que las de aquellos para comprar o construir un bien inmueble.

Un crédito hipotecario para adquirir una casa generalmente tiene tasas de 8% al 10%, mientras que un crédito hipotecario de liquidez tiene una tasa alrededor de 12% o 13% anual.

También debes considerar que los intereses de este tipo de créditos generan IVA, a diferencia de los créditos de adquisición o de mejora.

Normalmente, los bancos prestan entre el 50% y el 70% del valor de la propiedad. Lo recomendable es solicitar un crédito por el 50% del inmueble.

“Lo ideal es nunca contratar más del 50% del valor de una propiedad con un crédito de liquidez, porque si te va mal y pierdes tu dinero, al final del día tienes que dar el 50% de remanente que te permite tener una calidad de vida rentable y seguir viviendo”, destaca Fernando Soto-Hay.

Por último, otros requisitos que solicitan los bancos para otorgar créditos de liquidez son que la propiedad esté libre de adeudos y sin ningún problema jurídico, comprobar la antigüedad laboral o en la actividad económica que se desempeñe y un cierto nivel de ingresos.

Además, debes tener en cuenta que hay un costo inicial al contratarlo como avalúos, pagos notariales, comisión por apertura y gastos de investigación.

Texto: Alicia Gutiérrez

Foto principal: freeimages.com / Craig Toocheck

Deja un comentario