Los subsidios a la vivienda en México en 2016, poco afectados por los recortes

Durante dos años consecutivos, los legisladores han recortado los recursos asignados para los subsidios a la vivienda en México. Sin embargo, analistas coinciden en que el presupuesto en este rubro se ha mantenido relativamente estable, ya que no han sufrido recortes extra por parte de la Secretaría de Hacienda.

Para 2016, el presupuesto de egresos contempla poco más de 10,000 millones de pesos para subsidiar la vivienda de los mexicanos que ganan menos de cinco salarios mínimos. Los beneficiarios pueden destinar los recursos a comprar casas nuevas o usadas, así como para ampliar o remodelar su vivienda actual.

“En 2015 el presupuesto de subsidios para vivienda del gobierno federal alcanzó 11,000 millones de pesos, y sumará aproximadamente 10,600 millones en 2016, este es un nivel relativamente estable”, explica Alexandre Michel, analista de Standard and Poor’s.

Los subsidios en el presupuesto de 2016 se mantienen por arriba del nivel de 2012, que fue de unos 7,400 millones de pesos.

Hasta febrero de 2016, se habían asignado 978.3 millones de pesos en subsidios para la vivienda y se espera un promedio de alrededor de 800 millones de pesos para los 10 meses restantes.

Para la adquisición de vivienda usada las autoridades canalizaron 34.8 millones de pesos, mientras que, para programas como la autoproducción, producción social de vivienda, entre otros, los recursos asignados sumaron 265,494 pesos en los primeros dos meses del año.

A partir de 2016, el ejercicio del presupuesto para subsidios se realiza en forma programada mensualmente. Con esto se busca una distribución más uniforme a lo largo del año y acceso equitativo a la bolsa de subsidios entre los distintos desarrolladores.

Los subsidios a la vivienda en México en 2016 no convence a los desarrolladores 

En su reporte más reciente, la desarrolladora Javer informó que en materia de subsidios se registró poco movimiento en la “fila” durante enero, sin embargo, explicó que para febrero se observó una asignación significativa de subsidios durante los primeros días del mes.

“Todavía no es claro si la asignación de subsidios será sobre una base más continua, si el presupuesto lo permite, como lo vimos en 2015, o si se tendrá una asignación más discreta de manera mensual, con asignaciones por estado o por programas, como lo hemos experimentado hasta el momento en 2016”, dice la desarrolladora en su reporte.

Javer decidió ajustar su inventario y estrategia de mezcla de ventas, considerando una distribución de subsidios menos continua que en años anteriores.

La forma en que se distribuyen los subsidios no sólo está generando cambios en las decisiones de las desarrolladoras.

Para Carlos Sales, director de Cuasar Capital, la política de subsidios en el país debería servir para generar certidumbre regulatoria y, además, resolver el rezago de vivienda en los segmentos informales y de menores ingresos.

“El rezago en la parte alta de la pirámide está resuelto pero el reto verdadero es resolverlo en la de menos ingresos”, explica.

Aunque el sector no se verá afectado por la incertidumbre económica local y global por los pocos recortes, para los desarrolladores la actual política de subsidios genera límites al crecimiento de las empresas.

Los riesgos relacionados con los cambios potenciales en la dinámica del sector, asociados al retorno de participantes que se habían retirado tras la crisis del sector y las presiones del gobierno para mantener las asignaciones anuales de subsidios a la vivienda, limitan el perfil de riesgo del negocio de algunos desarrolladores, según analistas de la calificadora Standard and Poor’s.

Texto: Cinthya Bibian

Foto: freeimages.com / Kym Parry

Deja un comentario