Polanco: historia y actualidad inmobiliaria

Lo que conocemos actualmente como la zona de Polanco, en México, DF, fue desarrollada en 1938 por José de la Lama y Raúl Basurto, distinguidos empresarios inmobiliarios de la primera mitad del siglo XX, sobre los terrenos que pertenecieron antiguamente a la Hacienda de San Juan de Dios de los Morales, propiedad en ese momento de don Eduardo Cuevas Lascuráin.

Al contrario de lo que se piensa, la denominación ‘de los Morales’ no hace referencia a un apellido, sino más bien a los morales o moreras, árboles que se sembraron en la hacienda durante la colonia, ya que sus hojas son el primordial alimento de los gusanos de la seda, que también se criaban en la propiedad.

Actualmente, el casco de la hacienda –donde también existieron cultivos de olivo y un molino de trigo- se conserva como un exclusivo restaurante de alta cocina tradicional mexicana.

Polanco, fue el resultado de la ideología posrevolucionaria en el país, pues se pensaba que una ciudad en trasformación, como la Ciudad de México, necesitaba consolidar un nuevo estilo.

La zona, que ahora cuenta con 263 edificios catalogados como patrimonio artístico y otras 800 construcciones de amplio valor histórico, es una suerte de museo arquitectónico al aire libre; lo que hace que el ser vecino de la zona sea un verdadero privilegio. Es ahí donde se encuentran muchas de las propiedades residenciales, más cotizadas y con mayor plusvalía de la Ciudad de México.

Muchos de los más reconocidos arquitectos mexicanos del siglo XX edificaron construcciones clave en la geografía de la colonia, como el Liceo Franco-Mexicano de Vladimir Kaspé, el Conservatorio Nacional de Música de Mario Pani, Pasaje Polanco de Francisco J. Serrano, el Hotel Camino Real de Luis Barragán y Ricardo Legorreta, el edificio de Seguros Monterrey de Enrique de la Mora, el edificio IBM de Antonio Attolini Lack y el edificio de departamentos de Campos Elíseos 199 de la autoría de Abraham Zabludovsky; cuyo bellísimo pent-house es sede del showroom del célebre anticuario y erudito en arte colonial novohispano, Rodrigo Rivero Lake.

Polanco es atravesado por magníficas avenidas, entre las más destacadas están Presidente Masaryk, Homero, Horacio, del Ejército Nacional y Rubén Darío.

La primera de éstas, que hoy ocupan Biko y Pujol, dos de los cien mejores restaurantes del mundo según la lista San Pellegrino además de las tiendas en México de firmas como Cartier, Louis Vuitton, Brioni, Hugo Boss y Dolce & Gabbana, debe su nombre al filósofo, defensor de los derechos humanos y fundador de la República de Checoslovaquia, Tomás Masaryk.

Pero esta colonia, cuya nomenclatura de calles corresponde a los grandes pensadores escritores, filósofos y científicos de la historia, no solo es conocida por el glamour de sus tiendas, Polanco es quizá la colonia más internacional y cosmopolita de la Ciudad de México y siempre tiene una activa vida cultural.

Hoy en día se puede encontrar una gran cantidad de departamentos en venta en esta zona. De acuerdo con la información inmobiliaria de Propiedades.com, a marzo de 2014, el precio promedio de un departamento en venta en Polanco es de $13,780,763.00; por otra parte, el metraje de construcción promedio es de 254 m2.

Los precios de departamentos en venta pueden ir desde $4,500,000.00 por un departamento en Arquímides de 140 m2, con dos baños, tres recámaras y estacionamiento para dos vehículos hasta $36,000,000.00 por un departamento en Edgar Allan Poe, con terraza, roof garden, tres niveles de construcción y cuatro estacionamientos.

Los precios son muy variables y dependen de las zonas en que se encuentran; por ejemplo, la zona más cara es la Sección IV, en la que el m2 de construcción tiene un valor promedio de $61,889.00, mientras que en la más barata, la Sección II, el costo del m2 de construcción es de $38,511.00.

Además de la lujosa oferta de inmuebles, Polanco es una zona que ofrece alta plusvalía inmobiliaria. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI),los inmuebles en Polanco, aumentarán considerablemente su valor debido a las obras de rehabilitación de la avenida Presidente Masaryk y sus alrededores, que consisten en el reencarpetamiento y ensanchamiento de banquetas, iluminación, instalación de guías prácticas para débiles visuales y el mejoramiento de parques y otras áreas verdes.

Deja un comentario