¿Quieres rentar, pero no tienes aval? Te damos 2 opciones

¿Te vas a independizar?, ¿te mudas de ciudad o país?, o simplemente necesitas rentar un lugar para vivir y no tienes aval que respalde la operación, en el portal inmobiliario Propiedades.com te ayudamos a solucionar el problema.

En un contrato de renta aparece la figura del aval, que opera como garantía en caso de que el inquilino no pueda pagar el monto acordado en el contrato.

Alina Aldape, directora Jurídica y de Relaciones Institucionales del portal inmobiliario Propiedades.com, explicó que es muy común usar de forma indistinta los términos aval y fiador, sin embargo, en la ley, los términos no son intercambiables.

La noción de aval es mercantil, por lo que está contemplada en la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, mientras que el fiador está regulado por el Código Civil.

“El aval es un obligado solidario con el pago de la renta y la entrega del bien en el momento en el que el arrendatario no lo pueda hacer. Por lo que debe dar seguimiento y cumplimiento a las obligaciones del arrendatario”, explicó Federico Sobrino, exdirector del Instituto de Administradores de Inmuebles.

Jaime Corenstein, socio de Corenstein Gitlin Abogados, señaló que el aval garantiza el pago de la renta en caso de que el sujeto obligado (el que renta) no pueda pagar, por lo que deja en garantía bienes de su propiedad.

Mientras que un fiador otorga una fianza para darle certeza al propietario.

“La figura del fiador trae consigo la celebración de un contrato accesorio (adicional), que en este caso es el contrato de fianza. El aval se considera una declaración de voluntad del avalista”, detalló Aldape.

 

contrato-arrendamiento-descarga-propiedades

 

Infonavit o fianza, las alternativas

Sobrino explicó que existen opciones para quienes carecen de aval.

El Infonavit cuenta con el recurso Arrendavit, que permite rentar una vivienda en los conjuntos habitacionales participantes.

El pago del alquiler se descuenta automáticamente de la nómina. Es necesario que el monto de la renta sea menor al 25 por ciento del salario y que el contrato dure 12 meses, además de que el trabajador no pierde el derecho a acceder a un crédito público de vivienda.

Si los derechohabientes pierden su empleo, tienen seis meses para cumplir con el alquiler, detalló Sobrino.

Otra opción es contratar una póliza o fianza de arrendamiento con la que, si el inquilino no puede pagar, lo cubre la aseguradora, destacó Aldape.

“Hay desarrollos en los que, si uno no puede tener aval, el edificio lo proporciona o bien el mismo arrendatario puede encontrar una aseguradora y llegar a un acuerdo”, dijo la experta.

La empresa fija el precio de la fianza, agregó. Para esto, es necesario consultar cuáles son las afianzadoras avaladas por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

Aldape recomendó tener varias opciones para rentar, hasta encontrar la situación más adecuada.

“Y si de plano te gusta tanto la propiedad, haz tus cálculos de presupuesto si tienes a alguien que quiera ser tu aval ya la hiciste, si no, agrega a tu presupuesto lo que te va a costar esa póliza”, comentó.

 

Texto: Verónica Mondragón

Deja un comentario