¿Cómo detectar un fraude inmobiliario en México?

Después de dos años de vivir en su departamento, Isabel Uribe se vio obligada a desalojarlo en menos de un mes. Por su fuerte carga de trabajo, no tenía tiempo para buscar con calma un nuevo lugar para rentar. Los que estaban disponibles eran demasiado caros para su presupuesto y los que podía pagar estaban ocupados.

En un portal de bienes raíces, Isabel encontró el anuncio de un departamento en una zona socorrida del sur de la Ciudad de México. Por 5,000 pesos al mes, ella podía vivir en un departamento entre División del Norte y Avenida Universidad. La renta ofertada era casi cinco veces por debajo del precio promedio de la zona. Cuando se comunicó con el arrendador, le dijo que ya había interesados en el departamento y que estaba a la espera de un depósito.

“Pero si hace el pago hoy, le aparto el lugar y nos vemos hoy mismo para darles las llaves, porque la persona que me va a depositar ya me canceló antes y me hizo perder dinero”, dijo el supuesto propietario del departamento.

Isabel, con la urgencia de encontrar un departamento pronto, cedió ante la presión y la “buena voluntad” del arrendador. Después de hacer el depósito, ella acudió a la cita en el lugar acordado para recibir las llaves, y el casero nunca llegó.

Isabel fue a la dirección del edificio, y ni siquiera había departamentos disponibles. El administrador le comentó que ella era una de las tantas personas que habían visitado el inmueble esa semana por el mismo motivo. Ella interpuso una demanda en la delegación Benito Juárez que nunca procedió.

Tiempo después, a través de un conocido que trabajaba en un banco, ella pudo acceder al historial bancario del arrendador que la defraudó. Así descubrió que la cuenta bancaria del supuesto arrendador había recibido depósitos de hasta 35,000 pesos el mismo día que estafó a Isabel.

Estas situaciones fraudulentas no solo ocurren en la renta de casas o departamentos, sino también en la compra-venta de inmuebles, según el equipo de Propiedades.com.

¿Cómo detectar un fraude inmobiliario en México?

Gráfico: Carmen Carro

Para Pablo y María, que pidieron mantener su identidad en el anonimato, confiar en agentes inmobiliarios sin seriedad significó perder los ahorros de su vida.

Pablo encontró un desarrollo inmobiliario en construcción en Atizapán, con un precio dentro de sus posibilidades, en una zona en crecimiento y comunicada con su lugar de trabajo. Era una oportunidad que no quería dejar pasar.

Una agencia estaba a cargo de la venta y las oficinas estaban dentro del complejo en construcción. Los agentes tenían maquetas mostrando cómo quedarían las casas cuando terminaran de construirse.

El proceso de compraventa de Pablo cayó en manos de una agente inmobiliaria que parecía amable y le propuso “facilitar” los trámites admirativos del enganche.

Pablo aceptó entregarle a la agente el dinero en efectivo y ella le regresó un par de recibos con los sellos de la constructora borrosos y maltratados.

Pasaron un par de semanas y no volvió a saber de la agente, ni del proceso de compraventa de la casa. Regresó al terreno y las casas seguían en construcción, pero no había ninguna pista de la agente.

Pablo recurrió a otros agentes de la constructora que confirmaron sus sospechas. La agente había defraudado a muchas personas, además de él, e incluso la compañía para la que trabajaba la había demandado. Lo último que supieron fue que dejó el país argumentando haberse sacado la lotería.

María pasó por una situación similar. Ella se enteró de la venta de departamentos nuevos en la colonia San Rafael. La agencia inmobiliaria le ofreció llevar los trámites de solicitud para un crédito del Infonavit, a cambio de hacer depósitos periódicos en la cuenta de la agencia. María confió en ellos e hizo todos los depósitos hasta que le hicieron un cobro repentino de 60,000 pesos que estaba fuera de lo acordado.

La agencia tampoco le daba informes sobre el proceso de su solicitud hipotecaria, por lo que María decidió poner una queja ante la Profeco. En ese momento se enteró de dos situaciones: la agencia inmobiliaria nunca inició el trámite ante el Infonavit y la normatividad para poder denunciar fraudes inmobiliarios es prácticamente inexistente. La agencia canceló las cuentas bancarias cuando Profeco ordenó una auditoria.

Un par de meses después, María reconoció a la agencia que la había defraudado en un anuncio. Eran las mismas personas, pero operaban la compañía con un nombre distinto.

Tal como lo descubrió María después de que fue estafada, actualmente no existen instancias ante las que se puedan levantar denuncias por fraudes inmobiliarios, según Rafael Rendón del Colegio de Notarios del Distrito Federal en entrevista.

¿Cómo evitar fraudes inmobiliarios en México?

 

Luis Eduardo Paredes, presidente de la Comisión de Comunicación del Colegio de Notarios del DF sugiere las siguientes recomendaciones para evitar fraudes inmobiliarios en México:

1)            Designa a un notario que asesore al comprador durante todo el proceso: Desde conocer la situación legal de un inmueble, hasta saber si la persona que vende está jurídicamente autorizada para ello. La asesoría de un notario es útil para resolver cualquier inquietud legal.

2)            Ten mucho cuidado con los tratos directos: En estas situaciones, es difícil saber a quién le están comprando o vendiendo.

3)            Si se trata de un complejo inmobiliario en desarrollo, pídele ayuda a un notario para verificar el estatus legal de la obra: Pregunta todo lo posible sobre la construcción a la agencia desarrolladora.

4)            El notario es la única persona que puede emitir las escrituras nuevas de la propiedad con base en documentos que debe proporcionar el vendedor: Nadie más puede hacerlo, no caigas en engaños.

Texto: Alejandra Marmolejo

Foto principal: Freeimages.com / Tory Byrne

Deja un comentario